¿Qué pasa con las mujeres en la SIC? Promover una propuesta democratizadora a través de las TIC

La información, el conocimiento y la tecnología son nuevos derechos de ciudadanía y las TIC las herramientas para su ejercicio. En este contexto es preciso un análisis de género, una reflexión sobre cómo las TIC cambian la vida de mujeres y hombres, sobre su influencia en la mejora del bienestar de unas y otros, sobre si el uso y la participación en su construcción se está produciendo en condiciones de igualdad.

Características y desafíos de la Sociedad de la Información

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (en adelante TIC) tienen una permanencia y relevancia cada vez mayores en el contexto de nuestra sociedad. Según Castells (1998), la revolución provocada por las TIC ha conformado economías más interdependientes y el sistema capitalista se ha reestructurado cambiando la relación entre estado, economía y sociedad.

Los procesos de innovación tecnológica y la capacidad de las sociedades de adoptarlos pautan el ingreso a las redes globales.

“La sociedad del conocimiento se define a partir de una doble capacidad social que surge de las posibilidades tecnológicas de las TIC y de la organización social de la ciencia y la tecnología para la solución de los antiguos y nuevos problemas surgidos a partir de una nueva dinámica productiva, tecnológica y económica. La sociedad del conocimiento se ubica en torno a cómo se crea, difunde y transmite el conocimiento a partir del surgimiento del paradigma tecnoeconómico actual…”. (Corona y Jasso, 2005)

La producción, procesamiento y la transmisión de la información se convierten en las fuentes fundamentales de la productividad y el poder, debido precisamente a las nuevas condiciones tecnológicas que se presentan y transfiguran todos los ámbitos que conforman la sociedad.

Hoy día se vive en una sociedad interconectada, con asuntos, demandas y retos globales, donde han aumentado considerablemente los flujos de comunicación y de transporte y las personas se comunican más usando modernos artefactos tecnológicos.

Han mejorado las condiciones tecnológicas para el aumento del intercambio dado que se comprime la relación tiempo/espacio. Estos cambios han producido una nueva proximidad entre los seres humanos basada en los nuevos flujos de comunicación e información.

Otra característica de la sociedad de la información es la sociedad reticular construida a partir de un mapa de relaciones establecidas en un contexto específico. Las modernas tecnologías facilitan el trabajo en red, favorecen la comunicación entre diversos actores y el fortalecimiento de las comunidades virtuales reunidas por la afiliación a un mismo proyecto, ideal o interés.

Las comunidades virtuales y los nuevos espacios de trabajo en red posibilitan la emergencia de nuevas formas de información, de deliberación política y de democracia local en red.

La información es el recurso fundamental de la sociedad de la información; es un activo intangible, materia prima en los procesos de gestión y construcción del saber. Hay un aumento en la velocidad de transmisión y en los flujos y el volumen de información a la que se tiene acceso, información que no necesariamente alcanza a ser leída por las personas. La información tiene un valor de uso y un valor de cambio. Si bien, es difícil cuantificar los beneficios tangibles de la información, muchas veces la calidad, pertinencia e impacto de las acciones depende del uso intencional y continúo de información.

A su vez, se puede observar que se afianzan los discursos sobre la importancia de la participación ciudadana en la deliberación y toma de decisiones políticas. Con todo esto, se ha promovido la idea de que la sociedad de la información y del conocimiento es democrática, plural, incluyente, participativa, abierta y transparente, algo que en la práctica está lejos de alcanzarse. Habitamos en una sociedad donde no se ha podido resolver asuntos como el aumento creciente de la pobreza, la inequitativa distribución de la riqueza, la defensa de los derechos humanos, la protección de los recursos naturales y las enormes brechas sociales y digitales.

¿En este contexto, donde quedan las mujeres?

La Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información realizada en los años  2003 y 2005 subraya la preocupación por las desigualdades en el acceso a las TIC que se generan en diferentes regiones y sociedades, siendo Latinoamérica una de ellas.

El concepto de brecha digital refiere a las desigualdades derivadas de las diferentes oportunidades de acceso y uso de las tecnologías, lo cual refleja patrones de inequidad y desigualdad existentes en la sociedad.

Según un informe de CEPAL, “Cuando se hace referencia a la brecha digital es necesario distinguir dos dimensiones. La primera es la brecha internacional, que plantea problemas similares a los habituales en los debates clásicos sobre la difusión ‘relativamente lenta e irregular’ del progreso tecnológico desde los países de origen hacia el resto del mundo (Prebisch), así como sobre la capacidad de actualización y la importancia de no quedar demasiado rezagado… La segunda dimensión (pero sin duda no la menos importante) es la brecha doméstica. En esta vertiente, el debate se centra en la inclusión universal, el crecimiento con equidad y la aparición de una nueva forma de exclusión”. (CEPAL, 2003: 23-25)

La brecha que se genera a partir del desarrollo de estas tecnologías y de la SIC conjuga varias dimensiones. Por una parte factores económicos (el acceso a Internet es mayor en hogares que se encuentran en el quintil superior de ingresos), pero también existen factores ligados a la edad (el acceso es superior en hogares de parejas jóvenes), así como la ubicación geográfica (mayor acceso en hogares urbanos que rurales).

Si hablamos de uso de TIC también hay que referirse a los efectos que tiene en la vida diaria de las personas, las organizaciones y los grupos diferenciados como jóvenes, personas de la tercera edad, comunidades étnicas y mujeres. Enfocándonos en lasmujeres, su rol suele aparecer muy marginal cuando se habla de cifras de acceso a Internet, impactos y brecha digital.

Las estadísticas que ofrecen los países pocas veces informan sobre la brecha digital de género, pero sabemos que las mujeres están entre el grupo más excluido del uso de las TIC.

Cuando hablamos de brecha digital de género, no sólo nos estamos refiriendo al hecho de que muchas mujeres habitantes de zonas marginadas de las grandes ciudades y de zonas rurales y semirurales no tienen acceso a las TIC ni pueden aprovecharse de ellas. La exclusión está en todos los niveles. Hay muchos espacios tradicionalmente masculinos y el campo tecnológico es uno de ellos; durante mucho tiempo las facultades de ingeniería y profesiones afines estaban especialmente ocupadas por hombres, como estudiantes, como maestros y como lideres. Incluso hoy día que más mujeres ingresan a las facultades de ingeniería electrónica y áreas afines, ya en la vida profesional muchas veces las actividades técnicas, de desarrollo de software y de ingeniería de sistemas son adjudicadas a los hombres mientras a las mujeres se les otorgan responsabilidades no “técnicas” como la promoción de TIC, atención a clientes, planeación de proyecto, entre otras.

La brecha digital de género se manifiesta no solo en el acceso sino también en el uso y en el control de las herramientas. Es preciso dar cuenta de la diferencia existente entre acceder a la información proporcionada por la red, y alimentar con información a la red. Estamos frente al derecho a estar informados/as y el derecho a dar a conocer nuestras opiniones e ideas. La marginación generada por el acceso a las TIC no sólo será tecnológica, se mantiene incluso con el hecho de facilitar el acercamiento y acceso a las tecnologías y a la información.

“La igualdad de acceso al conocimiento no es la igualdad ante el conocimiento” (Wolton, 2000), es decir, tener acceso a la información, no significa tener conocimiento, o desarrollar determinadas estrategias cognitivas, ni superar las dificultades y diferencias culturales existentes, y menos aún desarrollar pautas y propuestas de acción.

Aplicar una perspectiva de género para analizar el mundo de las TIC implica comprender las relaciones de poder dentro de la sociedad. Tomar conciencia de estas relaciones supone tomar conciencia de las relaciones de poder desiguales entre mujeres y hombres, Norte y Sur, ricos y pobres, campo y ciudad, personas con y sin conexión a redes electrónicas –dentro de las comunidades locales, de los países soberanos y en el ámbito internacional

En el campo de la tecnología, incluyendo las TIC, existen estudios e investigaciones sociales que nos hacen notar que existe un concepto sumamente equivocado que considera a las tecnologías como “neutrales en materia de género”. Mientras que el uso de la perspectiva de género para el análisis en los campo social, económico, político y cultural ha logrado numerosos avances en la búsqueda de la igualdad de oportunidades y equidad en el acceso a esas oportunidades para varones y mujeres, se cree que no hay necesidad de aplicarla en lo que respecta al desarrollo de la tecnología. No obstante, son varias las investigadoras que se han referido a las TIC como “un nuevo club de hombres”, un mundo dominado por parámetros masculinos que pretende que las mujeres se adapten a las tecnologías tal cual están planteadas sin tener en cuenta que en muchos casos su configuración responde netamente al mundo simbólico masculino.

Entonces; ¿Será posible saldar la brecha digital de género?

La ciencia y la tecnología no son producciones neutras, sino que tienen en sí mismas una dimensión derivada del género, “La relación entre las personas y la sociedad, la ciencia y la tecnología es histórica y cultural. Consecuentemente, el desarrollo científicotecnológico tiene una estrecha relación con las necesidades y objetivos de cada sociedad en particular o al menos con sus grupos hegemónicos” (Rostagnol, 2001).

Algunos estudios sobre el uso de las TIC por parte de las mujeres han puesto de manifiesto que las mujeres son más reticentes en pasarse horas aprendiendo una nueva tecnología de la que ni siquiera entienden las posibilidades que le ofrecerá (Rostagnol, 1997), así como las dificultades de las mujeres para enfrentar la tecnofobia instaurada por largo tiempo como resultado de viejos prejuicios sociales y culturales que alejan a las mujeres de la alta tecnología (Sabanes, 2003). El análisis de la tecnofobia debe realizarse articuladamente con el análisis del desempeño de mujeres y varones en matemática, ciencias duras y letras. Aún es necesario desarrollar estrategias que entiendan que la igualdad en Internet va mucho más allá del acceso a una PC y sus herramientas.

Desde tales referencias pudiera desprenderse que las mujeres “..no han avanzado mucho en dejar otras huellas impresas en la autopista informática más allá de las tradicionalmente previstas. Pero se trata de un fenómeno muy nuevo y cambiante (….) las mujeres están cada vez más interesadas en las TIC y resulta necesario determinar que nuevos retos deberían afrontar y que medidas impulsar”. (Bonder, 2002)

Afirmar la participación de las mujeres como actoras esenciales en la SIC es un paso fundamental para comenzar a superar las barreras que todavía existen para una participación más sustancial, sobre todo en la creación de contenidos y conocimientos. Para promover un uso igualitario y equitativo de las TIC es fundamental promover estudios que analicen cuáles son los efectos y resultados del uso de la tecnología, con datos fiables y actualizados desagregados por sexo, edad y educación, que permitan desarrollar políticas en relación a está temática y promover un uso con –sentido de las TIC.

La relación entre género y tecnología debe ser analizada de modo integral, teniendo en cuenta el análisis de las tecnologías desde una perspectiva cultural. Esta perspectiva, va más allá del actual punto de vista sobre la exclusión de la participación de las mujeres en el mundo de la tecnología. En los análisis culturales de la tecnología, las tecnologías son consideradas como “productos culturales”, “objetos” o “procesos” que cobran significación cuando son incorporados a la vida diaria. Si consideramos que la tecnología ha sido definida desde una perspectiva principalmente masculina, el cambio se origina a partir de una total reevaluación de las tareas técnicas y de las habilidades tecnológicas específicas ejecutadas por las mujeres. Transformar las relaciones de género en el campo de la tecnología no se centra solamente en acceder al conocimiento sino en crearlo. Esto significa trabajar en el ámbito de las definiciones, creando significados y una cultura tecnológica con perspectiva de género.

Mientras se presentan informes de continuos avances de las organizaciones de mujeres en un uso efectivo de las TIC para organizarse para el trabajo en red, traspasando límites geográficos y pensando en la incidencia política con perspectiva regional e internacional, continúa vigente una brecha digital de género tanto en la educación como en el mundo del trabajo que continúa relegando a las mujeres al ofrecer menores oportunidades de capacitación, una salida laboral acotada con salarios inferiores por igual tarea que sus pares varones y  la vigencia de un sesgo cultural que continúa limitando el acceso y desarrollo de las mujeres en este ámbito del conocimiento.

O sea, las TIC podrán presentarse como neutrales en materia de género, pero tal neutralidad no es tal si las mujeres encuentran las mismas barreras históricas que en otros ámbitos para desarrollarse como técnicas, ingenieras o científicas en el mundo de las TIC.

Debatiéndose entre el empoderamiento de las activistas y de su movimiento gracias al acceso a las TIC y la reproducción en la sociedad de la información de los roles, los patrones, los estereotipos, las desigualdades y exclusiones propios de una sociedad patriarcal, las mujeres continúan buscando un balance que les permita acceder e insertarse con plena vigencia de sus derechos en un mundo donde la comunicación electrónica ocupa un rol fundamental y del cual no pueden estar ausentes, porque si esto ocurriera sería quedar fuera de la discusión pública sobre temas vitales que se da en este momento por todos los medios: radio, televisión, prensa escrita y también Internet.

Las mujeres saben también que la brecha digital de género es el resultado de brechas preexistentes, impuestas tanto por la ideología patriarcal como por otras ideologías que imponen una concepción del mundo y de las relaciones entre los géneros donde las relaciones de poder que permiten la supremacía masculina por sobre las mujeres conllevan también la implementación de políticas sociales, económicas y culturales de dominación y sometimiento.

Tener conciencia de esto ha llevado a que el trabajo en red desarrollado por el movimiento de mujeres utilizando la comunicación electrónica permita una articulación regional e internacional sin precedentes, capaz de enfrentar los temas más duros y controvertidos en este esquema de relaciones de poder, como son los de salud sexual y reproductiva o los de la violencia hacia las mujeres, incluyendo cuestiones más que urticantes como anticoncepción y aborto, o trata y crímenes contra las mujeres, como los denunciados feminicidios en varios países latinoamericanos.

Como actoras sociales con cada vez más peso político, las mujeres tienen un papel importante que desempeñar en el ámbito de las TIC.  Insistir en que se deben tener en cuenta las dimensiones de género en la sociedad de la información a la hora de innovar, planificar, y decidir en materia de TIC encierra también la necesidad de desarrollar políticas de inclusión en las que se favorezca el empoderamiento no sólo de las mujeres sino también de aquellos tan largamente excluidos de la tecnología y la comunicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: