¿Qué pasa con las mujeres en la SIC? Promover una propuesta democratizadora a través de las TIC

La información, el conocimiento y la tecnología son nuevos derechos de ciudadanía y las TIC las herramientas para su ejercicio. En este contexto es preciso un análisis de género, una reflexión sobre cómo las TIC cambian la vida de mujeres y hombres, sobre su influencia en la mejora del bienestar de unas y otros, sobre si el uso y la participación en su construcción se está produciendo en condiciones de igualdad.

Características y desafíos de la Sociedad de la Información

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (en adelante TIC) tienen una permanencia y relevancia cada vez mayores en el contexto de nuestra sociedad. Según Castells (1998), la revolución provocada por las TIC ha conformado economías más interdependientes y el sistema capitalista se ha reestructurado cambiando la relación entre estado, economía y sociedad.

Los procesos de innovación tecnológica y la capacidad de las sociedades de adoptarlos pautan el ingreso a las redes globales.

“La sociedad del conocimiento se define a partir de una doble capacidad social que surge de las posibilidades tecnológicas de las TIC y de la organización social de la ciencia y la tecnología para la solución de los antiguos y nuevos problemas surgidos a partir de una nueva dinámica productiva, tecnológica y económica. La sociedad del conocimiento se ubica en torno a cómo se crea, difunde y transmite el conocimiento a partir del surgimiento del paradigma tecnoeconómico actual…”. (Corona y Jasso, 2005)

La producción, procesamiento y la transmisión de la información se convierten en las fuentes fundamentales de la productividad y el poder, debido precisamente a las nuevas condiciones tecnológicas que se presentan y transfiguran todos los ámbitos que conforman la sociedad.

Hoy día se vive en una sociedad interconectada, con asuntos, demandas y retos globales, donde han aumentado considerablemente los flujos de comunicación y de transporte y las personas se comunican más usando modernos artefactos tecnológicos.

Han mejorado las condiciones tecnológicas para el aumento del intercambio dado que se comprime la relación tiempo/espacio. Estos cambios han producido una nueva proximidad entre los seres humanos basada en los nuevos flujos de comunicación e información.

Otra característica de la sociedad de la información es la sociedad reticular construida a partir de un mapa de relaciones establecidas en un contexto específico. Las modernas tecnologías facilitan el trabajo en red, favorecen la comunicación entre diversos actores y el fortalecimiento de las comunidades virtuales reunidas por la afiliación a un mismo proyecto, ideal o interés.

Las comunidades virtuales y los nuevos espacios de trabajo en red posibilitan la emergencia de nuevas formas de información, de deliberación política y de democracia local en red.

La información es el recurso fundamental de la sociedad de la información; es un activo intangible, materia prima en los procesos de gestión y construcción del saber. Hay un aumento en la velocidad de transmisión y en los flujos y el volumen de información a la que se tiene acceso, información que no necesariamente alcanza a ser leída por las personas. La información tiene un valor de uso y un valor de cambio. Si bien, es difícil cuantificar los beneficios tangibles de la información, muchas veces la calidad, pertinencia e impacto de las acciones depende del uso intencional y continúo de información.

A su vez, se puede observar que se afianzan los discursos sobre la importancia de la participación ciudadana en la deliberación y toma de decisiones políticas. Con todo esto, se ha promovido la idea de que la sociedad de la información y del conocimiento es democrática, plural, incluyente, participativa, abierta y transparente, algo que en la práctica está lejos de alcanzarse. Habitamos en una sociedad donde no se ha podido resolver asuntos como el aumento creciente de la pobreza, la inequitativa distribución de la riqueza, la defensa de los derechos humanos, la protección de los recursos naturales y las enormes brechas sociales y digitales.

¿En este contexto, donde quedan las mujeres?

La Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información realizada en los años  2003 y 2005 subraya la preocupación por las desigualdades en el acceso a las TIC que se generan en diferentes regiones y sociedades, siendo Latinoamérica una de ellas.

El concepto de brecha digital refiere a las desigualdades derivadas de las diferentes oportunidades de acceso y uso de las tecnologías, lo cual refleja patrones de inequidad y desigualdad existentes en la sociedad.

Según un informe de CEPAL, “Cuando se hace referencia a la brecha digital es necesario distinguir dos dimensiones. La primera es la brecha internacional, que plantea problemas similares a los habituales en los debates clásicos sobre la difusión ‘relativamente lenta e irregular’ del progreso tecnológico desde los países de origen hacia el resto del mundo (Prebisch), así como sobre la capacidad de actualización y la importancia de no quedar demasiado rezagado… La segunda dimensión (pero sin duda no la menos importante) es la brecha doméstica. En esta vertiente, el debate se centra en la inclusión universal, el crecimiento con equidad y la aparición de una nueva forma de exclusión”. (CEPAL, 2003: 23-25)

La brecha que se genera a partir del desarrollo de estas tecnologías y de la SIC conjuga varias dimensiones. Por una parte factores económicos (el acceso a Internet es mayor en hogares que se encuentran en el quintil superior de ingresos), pero también existen factores ligados a la edad (el acceso es superior en hogares de parejas jóvenes), así como la ubicación geográfica (mayor acceso en hogares urbanos que rurales).

Si hablamos de uso de TIC también hay que referirse a los efectos que tiene en la vida diaria de las personas, las organizaciones y los grupos diferenciados como jóvenes, personas de la tercera edad, comunidades étnicas y mujeres. Enfocándonos en lasmujeres, su rol suele aparecer muy marginal cuando se habla de cifras de acceso a Internet, impactos y brecha digital.

Las estadísticas que ofrecen los países pocas veces informan sobre la brecha digital de género, pero sabemos que las mujeres están entre el grupo más excluido del uso de las TIC.

Cuando hablamos de brecha digital de género, no sólo nos estamos refiriendo al hecho de que muchas mujeres habitantes de zonas marginadas de las grandes ciudades y de zonas rurales y semirurales no tienen acceso a las TIC ni pueden aprovecharse de ellas. La exclusión está en todos los niveles. Hay muchos espacios tradicionalmente masculinos y el campo tecnológico es uno de ellos; durante mucho tiempo las facultades de ingeniería y profesiones afines estaban especialmente ocupadas por hombres, como estudiantes, como maestros y como lideres. Incluso hoy día que más mujeres ingresan a las facultades de ingeniería electrónica y áreas afines, ya en la vida profesional muchas veces las actividades técnicas, de desarrollo de software y de ingeniería de sistemas son adjudicadas a los hombres mientras a las mujeres se les otorgan responsabilidades no “técnicas” como la promoción de TIC, atención a clientes, planeación de proyecto, entre otras.

La brecha digital de género se manifiesta no solo en el acceso sino también en el uso y en el control de las herramientas. Es preciso dar cuenta de la diferencia existente entre acceder a la información proporcionada por la red, y alimentar con información a la red. Estamos frente al derecho a estar informados/as y el derecho a dar a conocer nuestras opiniones e ideas. La marginación generada por el acceso a las TIC no sólo será tecnológica, se mantiene incluso con el hecho de facilitar el acercamiento y acceso a las tecnologías y a la información.

“La igualdad de acceso al conocimiento no es la igualdad ante el conocimiento” (Wolton, 2000), es decir, tener acceso a la información, no significa tener conocimiento, o desarrollar determinadas estrategias cognitivas, ni superar las dificultades y diferencias culturales existentes, y menos aún desarrollar pautas y propuestas de acción.

Aplicar una perspectiva de género para analizar el mundo de las TIC implica comprender las relaciones de poder dentro de la sociedad. Tomar conciencia de estas relaciones supone tomar conciencia de las relaciones de poder desiguales entre mujeres y hombres, Norte y Sur, ricos y pobres, campo y ciudad, personas con y sin conexión a redes electrónicas –dentro de las comunidades locales, de los países soberanos y en el ámbito internacional

En el campo de la tecnología, incluyendo las TIC, existen estudios e investigaciones sociales que nos hacen notar que existe un concepto sumamente equivocado que considera a las tecnologías como “neutrales en materia de género”. Mientras que el uso de la perspectiva de género para el análisis en los campo social, económico, político y cultural ha logrado numerosos avances en la búsqueda de la igualdad de oportunidades y equidad en el acceso a esas oportunidades para varones y mujeres, se cree que no hay necesidad de aplicarla en lo que respecta al desarrollo de la tecnología. No obstante, son varias las investigadoras que se han referido a las TIC como “un nuevo club de hombres”, un mundo dominado por parámetros masculinos que pretende que las mujeres se adapten a las tecnologías tal cual están planteadas sin tener en cuenta que en muchos casos su configuración responde netamente al mundo simbólico masculino.

Entonces; ¿Será posible saldar la brecha digital de género?

La ciencia y la tecnología no son producciones neutras, sino que tienen en sí mismas una dimensión derivada del género, “La relación entre las personas y la sociedad, la ciencia y la tecnología es histórica y cultural. Consecuentemente, el desarrollo científicotecnológico tiene una estrecha relación con las necesidades y objetivos de cada sociedad en particular o al menos con sus grupos hegemónicos” (Rostagnol, 2001).

Algunos estudios sobre el uso de las TIC por parte de las mujeres han puesto de manifiesto que las mujeres son más reticentes en pasarse horas aprendiendo una nueva tecnología de la que ni siquiera entienden las posibilidades que le ofrecerá (Rostagnol, 1997), así como las dificultades de las mujeres para enfrentar la tecnofobia instaurada por largo tiempo como resultado de viejos prejuicios sociales y culturales que alejan a las mujeres de la alta tecnología (Sabanes, 2003). El análisis de la tecnofobia debe realizarse articuladamente con el análisis del desempeño de mujeres y varones en matemática, ciencias duras y letras. Aún es necesario desarrollar estrategias que entiendan que la igualdad en Internet va mucho más allá del acceso a una PC y sus herramientas.

Desde tales referencias pudiera desprenderse que las mujeres “..no han avanzado mucho en dejar otras huellas impresas en la autopista informática más allá de las tradicionalmente previstas. Pero se trata de un fenómeno muy nuevo y cambiante (….) las mujeres están cada vez más interesadas en las TIC y resulta necesario determinar que nuevos retos deberían afrontar y que medidas impulsar”. (Bonder, 2002)

Afirmar la participación de las mujeres como actoras esenciales en la SIC es un paso fundamental para comenzar a superar las barreras que todavía existen para una participación más sustancial, sobre todo en la creación de contenidos y conocimientos. Para promover un uso igualitario y equitativo de las TIC es fundamental promover estudios que analicen cuáles son los efectos y resultados del uso de la tecnología, con datos fiables y actualizados desagregados por sexo, edad y educación, que permitan desarrollar políticas en relación a está temática y promover un uso con –sentido de las TIC.

La relación entre género y tecnología debe ser analizada de modo integral, teniendo en cuenta el análisis de las tecnologías desde una perspectiva cultural. Esta perspectiva, va más allá del actual punto de vista sobre la exclusión de la participación de las mujeres en el mundo de la tecnología. En los análisis culturales de la tecnología, las tecnologías son consideradas como “productos culturales”, “objetos” o “procesos” que cobran significación cuando son incorporados a la vida diaria. Si consideramos que la tecnología ha sido definida desde una perspectiva principalmente masculina, el cambio se origina a partir de una total reevaluación de las tareas técnicas y de las habilidades tecnológicas específicas ejecutadas por las mujeres. Transformar las relaciones de género en el campo de la tecnología no se centra solamente en acceder al conocimiento sino en crearlo. Esto significa trabajar en el ámbito de las definiciones, creando significados y una cultura tecnológica con perspectiva de género.

Mientras se presentan informes de continuos avances de las organizaciones de mujeres en un uso efectivo de las TIC para organizarse para el trabajo en red, traspasando límites geográficos y pensando en la incidencia política con perspectiva regional e internacional, continúa vigente una brecha digital de género tanto en la educación como en el mundo del trabajo que continúa relegando a las mujeres al ofrecer menores oportunidades de capacitación, una salida laboral acotada con salarios inferiores por igual tarea que sus pares varones y  la vigencia de un sesgo cultural que continúa limitando el acceso y desarrollo de las mujeres en este ámbito del conocimiento.

O sea, las TIC podrán presentarse como neutrales en materia de género, pero tal neutralidad no es tal si las mujeres encuentran las mismas barreras históricas que en otros ámbitos para desarrollarse como técnicas, ingenieras o científicas en el mundo de las TIC.

Debatiéndose entre el empoderamiento de las activistas y de su movimiento gracias al acceso a las TIC y la reproducción en la sociedad de la información de los roles, los patrones, los estereotipos, las desigualdades y exclusiones propios de una sociedad patriarcal, las mujeres continúan buscando un balance que les permita acceder e insertarse con plena vigencia de sus derechos en un mundo donde la comunicación electrónica ocupa un rol fundamental y del cual no pueden estar ausentes, porque si esto ocurriera sería quedar fuera de la discusión pública sobre temas vitales que se da en este momento por todos los medios: radio, televisión, prensa escrita y también Internet.

Las mujeres saben también que la brecha digital de género es el resultado de brechas preexistentes, impuestas tanto por la ideología patriarcal como por otras ideologías que imponen una concepción del mundo y de las relaciones entre los géneros donde las relaciones de poder que permiten la supremacía masculina por sobre las mujeres conllevan también la implementación de políticas sociales, económicas y culturales de dominación y sometimiento.

Tener conciencia de esto ha llevado a que el trabajo en red desarrollado por el movimiento de mujeres utilizando la comunicación electrónica permita una articulación regional e internacional sin precedentes, capaz de enfrentar los temas más duros y controvertidos en este esquema de relaciones de poder, como son los de salud sexual y reproductiva o los de la violencia hacia las mujeres, incluyendo cuestiones más que urticantes como anticoncepción y aborto, o trata y crímenes contra las mujeres, como los denunciados feminicidios en varios países latinoamericanos.

Como actoras sociales con cada vez más peso político, las mujeres tienen un papel importante que desempeñar en el ámbito de las TIC.  Insistir en que se deben tener en cuenta las dimensiones de género en la sociedad de la información a la hora de innovar, planificar, y decidir en materia de TIC encierra también la necesidad de desarrollar políticas de inclusión en las que se favorezca el empoderamiento no sólo de las mujeres sino también de aquellos tan largamente excluidos de la tecnología y la comunicación.

Leave a comment »

11 Encuentro Feminista::México 2009

En el mes de Marzo se desarrollo en la Ciudad de México el 11 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en donde reuniendo a 1600 mujeres pretendio reflexionar sobre los fundamentalismos que muchas mujeres viven en sus contextos.

Las Nuevas Tecnologías y el uso que les damos a las mismas para poder generar estrategias en contra de los fundamentalismos, también se hicieron presentes a través de un equipo de compañeras de APC y la Red de apoyo a redes de mujeres.

Allí realizamos un taller sobre el uso de las TIC en camapañas, haciendo referencia a la campaña Dominemos la Tecnología….

Compartimos con todas un resumen del Encuentro y las invitamos a visitar su página web…

Durante la primera plenaria del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, Las realidades latinoamericanas ante los fundamentalismos de hoy, se cuestionó si en América Latina y el Caribe existen gobiernos progresistas, pues los definidos como tales siguen invisibilizando los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

(http://www.11encuentrofeminista.org.mx/jf/index.php?option=com_content&task=view&id=64&Itemid=37)

En la segunda plenaria del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, con el tema “Expresiones feministas frente a los fundamentalismos”, llevada a cabo en la sede principal del Ex Convento de Regina, moderada por las periodistas Lourdes Barbosa, de México y Andrea Alvarado, de Costa Rica, participaron las académicas, investigadoras y activistas Ana Lucía Ramírez de Colombia, Evelyn Martínez y Marcela López de El Salvador, quienes propusieron ejercer a diario el poder político y el placer de las mujeres de una manera feminista; superar el déficit de reconocimiento ante las diferentes expresiones feministas; fortalecer la capacidad de liderazgo y “ser capaces de renunciar a las vidas que nos han impuesto para producir nuevas sexualidades y nuevos deseos, aspectos profundamente revolucionarios”.

( http://www.11encuentrofeminista.org.mx/jf/index.php?option=com_content&task=view&id=77&Itemid=37)

Ante los embates de los diversos fundamentalismos reflejados en el racismo y la militarización, y sobre los fuertes intereses económicos de ciertos sectores, la gran herramienta del movimiento feminista es y sigue siendo la palabra, expresó Line Bareiro, de Paraguay, en la tercera sesión plenaria “Perspectivas feministas más allá de los fundamentalismos” del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe.

Otros temas que tocaron las participantes: Sergia Galván, de República Dominicana; Cecilia Umil, de Guatemala, y Paola Ortiz, de Colombia; coordinadas por las periodistas Soledad Jarquín, de México, y Lucy Garrido, de Uruguay, fueron las agendas y alianzas estratégicas feministas; además de debatir sobre las tensiones dentro y fuera del movimiento feminista.

(http://www.11encuentrofeminista.org.mx/jf/index.php?option=com_content&task=view&id=82&Itemid=37)

En la plenaria final, las integrantes del Comité Impulsor del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe ofrecieron un panorama general sobre los temas abordados, la numeralia que arroja el encuentro y un resumen sobre las actividades artísticas-culturales que se desarrollaron durante los cuatro días en que 1600 mujeres se reunieron en las sedes que el centro histórico de la ciudad de México ofreció a las feministas asistentes.

(http://www.11encuentrofeminista.org.mx/jf/index.php?option=com_content&task=view&id=84&Itemid=37)

Comments (1) »

¡Actúa para terminar con la violencia contra las mujeres!

¡Dominemos la tecnología!: actúa para poner fin a la violencia contra las mujeres

Ya sea a través de radios comunitarias, afiches, SMS, correo electrónico, grabaciones de audio o sitios web, el uso creativo e informado de las tecnologías de información y comunicación (TIC) ayuda a hablar abiertamente sobre la violencia contra las mujeres. Tenemos que conocer la tecnología para poder aprovecharla como herramienta de cabildeo; tenemos que entenderla para protegernos y proteger a los y las demás; y tenemos que seguir creando una red de internet para todos y todas. Del 25 de noviembre al 10 de diciembre estará en marcha nuevamente la campaña ¡Dominemos la tecnología! y será otra vez el momento de usar las TIC para terminar con la violencia doméstica.

Las mujeres del mundo usan cada vez más las TIC para planear estrategias, protestas y movilizaciones: un mensaje SMS reunió a cientos de mujeres para manifestar por su derecho a elegir en Gran Bretaña; una petición en línea en una comunidad de trabajo social en red atrajo firmas antes imposibles de conseguir contra el apedreo de mujeres en Kurdistán; la telefonía móvil permite sacar fotos instantáneas para documentar abusos; blogs en decenas de idiomas diferentes se encargan de denunciar casos de violencia contra las mujeres. Por su parte, los perpetradores de abusos también aprovechan la tecnología: un marido cambia la tarjeta SIM del teléfono móvil de su esposa para controlar sus llamadas en Free State, Sudáfrica; el gobierno de Irán bloquea en repetidas ocasiones el acceso de sus ciudadanos y ciudadanas a un sitio web que pide la anulación de leyes que discriminan a las mujeres en el país.

Durante 16 días de activismo contra la violencia de género, el Programa de Mujeres de APC (PARM) llama a todos los usuarios y usuarias de TIC a ampliar sus conocimientos sobre estrategias de internet para incidir a favor de la seguridad virtual y real de las mujeres.

¿De qué se trata la campaña?

¡Dominemos la tecnología! es una campaña colaborativa de usuarios y usuarias de internet, así como activistas, colectivos y organizaciones que trabajan con el tema de la violencia de género en diversas realidades. Lanzada por el PARM de APC en 2006, la campaña forma parte de los 16 días que dura la iniciativa de activismo contra la violencia de género.
Tenemos derecho a inicidir, definir, participar, usar y compartir el conocimiento, la información y la tecnología, además de crear espacios digitales para proteger el derecho de todos y todas a interactuar libremente, sin acoso o amenazas a su seguridad. ¡Dominemos la tecnología! llama a todos los usuarios y usuarias de TIC – especialmente niñas y mujeres – a controlar la tecnología y usarla concientemente para terminar con la desigualdad de las relaciones de poder.

¿Cómo dominar la tecnología?

· ACCIONES DIARIAS
Durante los 16 días se usará internet para realizar acciones contra la violencia de género y con el fin de ampliar los conocimientos sobre las TIC y la violencia contra las mujeres. Es una buena oportunidad para tomarse un tiempo para jugar con la tecnología – explorar mapeos, editar audio, transformar fotos y mandar SMS masivos por internet – con el fin de llevar a cabo acciones usando nuevas herramientas o aplicando de otra forma las que usas diariamente. Simplemente, visita el sitio web de la campaña en http://www.takebackthetech.net para enterarte de la acción que se esté llevando a cabo.

· EL FOCO DE LA CAMPAÑA
Los y las activistas locales se unieron a ¡Dominemos la tecnología! de diversas maneras: capacitando a organizaciones de mujeres en el uso de herramientas de web 2.0 para ayudar a que se escuchen sus voces en México y Uruguay; traduciendo recursos a una lengua local, como el jemer en Camboya; construyendo computadores – y aprendiendo a coser – en Brasil. Los y las activistas se dedican a organizar petitorios en línea y foros públicos de grabación de audio. Día por medio se presentarán nuevas campañas en el sitio web de ¡Dominemos la tecnología! Busca un foco de campaña, infórmate sobre la realidad local de la violencia contra las mujeres y ayuda a distancia en esta causa.

· INICIATIVAS LOCALES
Puedes iniciar tu propia campaña de ¡Dominemos la tecnología! Todos los años empiezan nuevas iniciativas independientes y creativas en distintas partes del mundo, traduciendo los contenidos y adaptando las acciones para responder a las necesidades y prioridades locales. Utiliza el sitio web de la campaña para destacar tu acción, encuentra allí herramientas y sugerencias útiles y adapta las imágenes y los gráficos a tus necesidades. Puedes incluso crear tu propia página. Sólo envíanos un correo electrónico y dinos cómo podemos apoyarte.

· ka-BLOG!
Profundizar el debate en torno de la violencia de género participando en la blogatón de 16 días. ¿Eres nuevo/a en esto de los blogs? Esa es una excelente razón para iniciar tu propio blog o, al menos, cliquear en el botón de “comentarios” para dar tu opinión. Todos los días se plantearán temas en el sitio de la campaña para que se disparen las conversaciones, además de instrucciones de cómo crear un blog.

· HISTORIAS DIGITALES, GRABACIONES DE AUDIO Y MÁS
Puedes escuchar la experiencia y los relatos de hombres y mujeres víctimas de violencia doméstica. El sitio web de la campaña ofrecerá historias digitales, grabaciones de audio y de video y postales. Si quieres compartir algún relato, sólo tienes que ingresar al sitio de la campaña y enviarlo.

· PROPONER UNA ACCIÓN
Ayúdanos a organizar la campaña compartiendo tu experiencia y tus ideas. Envía tus reflexiones al sitio web de la campaña e intégrate a ella.
¡Revisa el sitio www.takebackthetech.net diariamente del 25 de noviembre al 10 de diciembre y actúa! ¡Recuperemos la tecnología para terminar con la violencia contra las mujeres!

Para más información, consulta la sección de Preguntas frecuentes http://takebackthetech.net/about/campaign o envía un correo electrónico a: ideas@takebackthetech.net

Comments (1) »

Reunión Regional Preparatoria FGI

Está reunión se llevó a cabo en Montevideo, organizada por LACNIC, APC y RITS con el objetivo de identificar temas prioritarios y relevantes para LAC que deban ser considerados en el Foro de Gobernanza de Internet a desarrollarse en diciembre del 2008 en la India.

Aquí van algunas reflexiones y conclusiones realizadas por Alicia Richero, IDRC y Valeria Betancourt, APC, sobre los cuatro paneles que se desarrollaron en Montevideo.

Panel 1: ¿Cómo conectar a los próximos 1000 millones de usuarios?

El tema esta enfocado al problema de acceso en la región. Se presentó un diagnóstico de asimetrías donde se destacó que ALC es la región con menor equidad tanto en infraestructura tecnológica como en educación o en ingresos. De ahí que las estrategias nacionales deberían dirigirse a: disminuir asimetrías en infraestructura, en mejorar el acceso a información y en mejorar los mecanismos para compartir y generar conocimiento, a través de soluciones pragmáticas y relevantes para la situación en cada subregión y país.

Recomendaciones:

  • Expandir la cobertura de redes para el acceso a Internet de banda ancha. Para el efecto, del lado de la oferta, brindar oportunidades para todos mediante la adopción y adaptación de tecnologías apropiadas; uso de tecnologías móviles; uso de otras tecnologías como radio y televisión para poblaciones analfabetas o analfabetas funcionales. Desde el punto de vista de la industria, impulsar la convergencia y la provisión de servicios para este tipo de poblaciones.
  • Al mismo tiempo, impulsar un proceso de competencia, en un marco de seguridad jurídica, ya que de esa manera se garantiza el acceso. Hacer ajustes necesarios a la normativa de telecomunicaciones, abordando la convergencia tecnológica y el desarrollo de Internet, y teniendo en cuenta objetivos de desarrollo social.
  • Aprovechar la infraestructura existente para facilitar nueva conectividad.
  • Impulsar políticas de acceso comunitario o colectivo.
  • Desde el lado de la demanda, Internet tiene que ser relevante para los usuarios ya que de no ser así, no se interesan en acceder. Es por ello importante la educación para la apropiación social de las TIC, la producción de contenidos de calidad para la educación, la innovación y aún el entretenimiento. Se consideró que la apropiación sectorial es fundamental (por ej. Salud pública, Agricultura – por ejemplo para trazabilidad del ganado-, etc.).
  • Hay una concepción de urgencia para el acceso pero esta urgencia está dada porque una parte de la población mundial da por sentado que todo el mundo esta conectado. Cuando aumentan los proyectos de gobierno electrónico surge la necesidad de cómo se conectará la ciudadanía. Será necesario establecer metas que puedan lograrse. No es el acceso en sí mismo. No es conectar por conectar, sino ¿conectar para qué? Fijar objetivos en relación al acceso. Si hay un objetivo estratégico no hay políticas públicas que vayan en sentido contrario. Habría que considerar entonces que los objetivos sean razonables. Si es el conectar a 1000 millones entonces las políticas públicas tienen que ir en ese sentido.
  • Por último, al considerar que todos tienen derecho a la información deben existir no sólo la infraestructura adecuada sino además la posibilidad de acceso a contenidos relevantes que contemplen las diferentes necesidades de los usuarios.

Conclusión:

Sociedades de la información inclusivas demandan el derecho al acceso y el compromiso de todas las partes interesadas para trabajar en colaboración.

Panel 2: Promoviendo la ciberseguridad y confianza

Con relación a la ciberseguridad sería de importancia fijar una posición de la región ALC en el tema. Apuntes para avanzar en esa línea dan cuenta de:

  • Unido al tema de seguridad se encuentra el tema de privacidad.
  • Con relación a la privacidad debe considerarse que el tema ha estado limitado principalmente a velar por el derecho a la intimidad, el honor y la privacidad de los niños y jóvenes. En vista de la existencia de otros grupos en riesgo, como los trabajadores, es necesario ampliar los sujetos de la vulnerabilidad.
  • El problema de privacidad surge con mayor fuerza dada la expansión de la Web 2.0 o redes sociales distribuidas en donde hay una vulnerabilidad creciente.
  • Otro punto ligado tanto a la ciberseguridad como al derecho a la privacidad es que ALC no cuenta con legislaciones aprobadas. Las legislaciones sobre el tema están en proceso, por lo que los riesgos aumentan considerablemente. Es por ello que se necesitan buenas legislaciones y regulaciones que sean viables y aplicables.
  • Otro aspecto a analizar en la región es el papel crucial que los jueces pueden asumir para aplicar sanciones ejemplares que regulen el problema. No hay ninguna legislación que considere qué es el concepto de intimidad. La intimidad puede ser protegida por los jueces. Sin embargo, los jueces no cuentan con suficiente experiencia y asidero en el tema de las tecnologías. Lo importante es entonces orientar a los jueces en como realizar mejor su trabajo.
  • Se destacó que el tema de privacidad se relaciona especialmente con el de los derechos humanos, y se planteó la necesidad de ampliar el enfoque hacia esa área mediante investigación.
  • Desde un punto de vista más tecnológico, la complejidad de la infraestructura crea una vulnerabilidad que no es obvia al usuario común. Distintas comunidades como las de los administradores de redes están respondiendo con los firewalls, los antivirus, etc. y se impulsan campañas de concientización (awareness) sobre el problema. Se señaló la importancia de lo que falta para hacer más eficiente la ciberseguridad dando ejemplos tales como: sensibilizar y capacitar a los usuarios para la adopción de medidas de seguridad; reforzar la preparación de profesiones de la seguridad para que puedan responder a amenazas y estén prestos a buscar soluciones colaborativas; impulsar la demanda por parte de gobiernos y sociedad de software más seguro; actualización de la currícula universitaria; demandar a la industria mejores prácticas de de programas de seguridad. Desde el punto de vista de la industria se señaló que la seguridad impacta en los costos operativos y este costo debe estar en la racionalidad de que se mantengan las redes.

Conclusión:

Las soluciones principales con relación al tema de seguridad se resumen en dos:

  • La estabilidad de/en la red viene del lado de la demanda, por tanto hay que capacitar en buenas prácticas.
  • Se debe equilibrar los esfuerzos de seguridad con aquellos orientados a precautelar los derechos a la privacidad.

Panel 3: Recursos Críticos de Internet

La región necesita posicionarse más en el diálogo, intercambio y propuesta sobre el tema. Los puntos principales surgidos en la discusión indican que:

  • Los mecanismos de gobernanza de Internet deben ser multisectoriales y es necesario explorar críticamente las posibilidades de replicabilidad de mecanismos globales en América Latina y el Caribe, con el fin de asegurar la participación equilibrada de todas las partes interesadas, sorteando las múltiples dificultades para el involucramiento de actores de la región, particularmente por falta de información y recursos.
  • De manera específica, es necesario asegurar que los países de la región tengan mayor espacio en los procesos globales y regionales de toma de decisiones respecto al desarrollo de Internet.
  • Hay que reforzar los procesos de colaboración entre todos los sectores y generar más oportunidades para el intercambio de experiencias y la búsqueda coordinada de objetivos y definiciones comunes de la región en la perspectiva de que las medidas y las políticas que se adopten sobre la gobernanza de Internet y el manejo de los recursos críticos, funcionen en el interés público.
  • Un tema central con relación a los recursos críticos de Internet es la transición de IPv4 a Ipv6. Se señaló la importancia de proveer estímulos para asegurar que todos los países tengan oportunidades de adopción de protocolo IPv6 a nivel público y privado con el objeto de lograr que todos los servicios públicos ofrecidos a través del protocolo IP, según sea apropiado, estén disponibles sobre IPv6 y que la infraestructura y aplicaciones más relevantes de los Estados sean compatibles con IPv6. Para ello habría que tomar recaudos para que en llamados de las compras públicas se hagan requerimientos de equipos y aplicaciones que aseguren su compatibilidad con IPv6. Se destacó además la necesidad de coordinación con la industria. Como factor crítico se destacó la importancia de considerar la interoperabilidad de los sistemas. Se insistió que durante el período de transición se hagan campañas de promoción y de formación compartiendo experiencias y acciones gubernamentales y que se dupliquen esfuerzos para elaborar planes de acción para la transición.

Conclusión:

El tema de recursos crítico de Internet no está limitado a ICANN. La región debe abordar otros temas que son también relevantes para orientar el desarrollo de Internet de tal manera que se logre conectar a quienes aún no se benefician del potencial de las TIC. Se precisa dar un enfoque al tema desde la región.

Panel 4: Temas Emergentes

Varios temas emergentes pueden ser planteados desde la región. Hay que asegurar, sin embargo, que el enfoque esté en gobernanza de Internet, sin dejar de desconocer que la problemática del acceso a las TIC en América Latina y el Caribe es más amplia y compleja.

Los temas a resaltar son:

  • Privacidad (como el asunto de los identificadores), y la propiedad intelectual.
  • El problema del acceso se mantiene como un problema latente, especialmente cuando tiene que ver con la necesidad del establecimiento de políticas de Estado.
  • Se destacaron los cambios que llevan a la convergencia en las redes; en los dispositivos y en el usuario y asimismo cambios en el acceso, la producción; el almacenamiento y el cómputo en la nube. Paralelamente a estos cambios deben producirse procesos de educación para la asimilación y uso creativo de Internet, colaboración y la existencia de una legislación equilibrada de tal manera que dichos cambios sean asimilados positivamente por todas las partes intervinientes.

Conclusión:

La pregunta que relaciona todos los temas emergentes es ¿cuál es el rol del Estado y como se traduce en un compromiso serio por parte de los países de la región para dar prioridad a acceso y destinar los recursos necesarios?

Frente a una posible disociación entre lo puramente tecnológico y lo social, ¿tendría el IGF que convertirse en un foro donde exista un diálogo más amplio sobre las implicaciones sociales del acceso a las TIC, donde estén presentes las políticas públicas, la educación, los marcos regulatorios y el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías tratados equilibradamente con un mismo rigor?

Comentarios sobre las conclusiones y recomendaciones de los paneles

Es claro que se necesita del compromiso de la clase política al más alto nivel para promover el uso de las TIC con fines de desarrollo social y económico. Es necesario crear formas y mecanismos de trabajo en conjunto con los gobiernos, impulsando alianzas público-privadas. Sin embargo, los gobiernos deben tener conciencia de que ellos están mandados a iniciar y sostener procesos y dinámicas en sus países y en la región. La continuidad en la participación y la asignación de medios y recursos para lograrla, es un factor crítico. Sin embargo, más allá de involucrar a los gobiernos, es preciso concertar agendas regionales y subregionales en pos de la armonización regulatoria.

Es necesario también promover más aún el diálogo político multisectorial en la región, y avanzar en al identificación de similitudes y desafíos entre las subregiones que puedan dar elementos para la formulación de agendas regionales. Toma relevancia, por tanto, la promoción de diálogos convergentes.

Fuente:

http://www.lacnic.net/sp/eventos/mvd2008/igf-conclusiones.html

Leave a comment »

Mujeres en clave digital. PARM-APC

Fuente: Boletin Artemisa

http://www.artemisanoticias.com.ar/site/estudios_detalle.asp?Id=61&IdNota=5935

Mujeres en clave digital
PARM APC
1.8.2008

Cuando se habla de justicia de género en la sociedad de la información, no se trata sólo de una reivindicación feminista más, sino de integrar este concepto a la visión de una sociedad que precisa ser inclusiva para fortalecerse y así empoderar a sus miembros con el fin de hacer frente a las concentraciones de poder propios de los multimedia que ya dominan también en internet y que son capaces de ahogar todo discurso alternativo a sus intereses políticos y económicos. En este sentido, las mujeres debemos profundizar el discurso feminista en torno a la comunicación y las TIC, cuestionando el modelo de globalización neoliberal, trabajando articuladamente con nuevas actoras en los movimientos sociales y ciudadanos y poniendo las propuestas de género y TIC en una agenda de acción compartida.

En esta ponencia presentada en la mesa sobre ”Ciencia, tecnología y género”de la instancia virtual del IV Congreso de Estudios de Género, la autora debate la participación de las mujeres en el uso y creación de tecnología de la información y la comunicación y sus contribuciones a la construcción de la sociedad de la información y del conocimiento. El IV Congreso de Estudios de Género, fase presencial, se realizaró en la ciudad de Rosario, Argentina, del 30 de julio al 1 de agosto de 2008, junto a las IX Jornadas Nacionales de Estudios de las Mujeres.

Leave a comment »

Presupuesto Bottom-up

Por Cecilia Gordano.

http://www.genderIT.org

“La tarea es grande pero las mujeres ya estamos acostumbradas a los problemas y a las dificultades”. Así se expresaba Maria Lu, participante del foro virtual “El Presupuesto Participativo desde una Perspectiva de Género” convocado por la Secretaría de la Mujer de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) [1]. El foro se realizó en diciembre de 2007 con el objetivo de intercambiar información y experiencias, debatir y analizar el proceso del Presupuesto Participativo (PP) de la ciudad, especialmente entre las mujeres organizadas de los diferentes barrios [2].

El Presupuesto Participativo es una instancia anual en la que la IMM invita a los y las vecinas a elaborar y/o votar propuestas para la zona (sobre actividades socioculturales, mejoramiento de infraestructura y servicios, etcétera), asignando recursos para concretar las que resulten elegidas por cada comunidad. Se trata de una práctica iniciada en Brasil a fines de la década del 80 para “abrir la gestión municipal y la toma de decisiones a la participación ciudadana” [3] y que luego se extendió a otros países.

En Montevideo se votó por primera vez en 2006, aunque como concepto se viene desarrollando a partir de los esfuerzos de descentralizacion iniciados en 1990, año en el que el área geográfica se subdividió en 18 zonas con su propio centro administrativo: los Centros Comunales Zonales (CCZ). Luego de la creación de la Comisión de la Mujer en 1991, los CCZ comenzaron a albergar “espacios locales de encuentro y participación entre mujeres y de servicios dirigidos a mujeres de sectores populares” [4] (con asesoramiento en salud, violencia doméstica, jurídica, etcétera) llamados ComunaMujer.

En las elecciones del 2007, el PP creció en cantidad de proyectos presentados así como en la participación vecinal, consolidándose como un espacio legítimo de propuesta y acción ciudadanas. En este escenario, se destacó la participación de votantes mujeres (57%) en comparación con los varones (43%) [5]. Sin embargo, la supremacía cuantitativa de las votantes no se reflejó en los resultados de las propuestas ganadoras y este fue uno de los temas de debate en el foro virtual. Como expresó Maria Aurora: “me preocupa que las propias mujeres no voten los proyectos con mirada de mujer, como puede ser la mejora de una guardería, la ampliación de la policlínica o la compra de una casa para mejorar el servicio de una Comuna [Mujer]”.

Una mirada feminista podria llamar la atención sobre la inconveniencia de (auto)identificarse como mujeres con proyectos vinculados a la provisión de servicios de cuidado y atención (guarderías, policlínicas), reproduciendo la división patriarcal del trabajo. Si bien refleja una realidad en la que la mayoría de beneficiarias directas son mujeres, los grupos de mujeres organizados en los barrios participan activamente no sólo como usuarias sino también como promotoras, por ejemplo, de derechos sexuales y reproductivos.

Lo cierto es que las mujeres organizadas en las ComunaMujer tienen el poder de participación y negociación para presentar sus propuestas e influir en la distribución de los aproximadamente 143 mil dólares anuales que cada zona recibe en el marco del PP.

La ausencia de propuestas ganadoras hechas por y para mujeres fue uno de los temas recurrentes en el foro, donde las participantes comparten experiencias de las distintas zonas de la ciudad, evaluando aciertos y errores: la participante Maria Lu de la zona 6 lamentaba no haber obtenido los votos suficientes para equipar el nuevo local de la ComunaMujer; en la zona 11 las mujeres sienten que tenían una buena propuesta pero fallaron en difundirla para obtener el apoyo de vecinos y vecinas, lo que atribuyeron a su propia falta de experiencia y formación en las dinámicas del PP; otra compañera de la zona 14 contó que para obtener los votos para ampliar el local de la ComunaMujer “hubo que trabajar y caminar muchísimo”, enfatizando la estrategia de difusión puerta a puerta entre el vecindario.

El sueño del local propio es moneda corriente entre las integrantes de las ComunaMujer, ya que muchas funcionan transitoriamente en espacios prestados por el CCZ, a veces en malas condiciones edilicias y/o inadecuados para proveer los servicios mínimos de atención (como asesoramiento a víctimas de violencia doméstica). A ello se suma otro sueño, incluído también como proyecto en el PP: el de la computadora propia en cada ComunaMujer.

Sinergias y confluencias

Desde hace varios años Montevideo ha participado en los programas regionales URBAL, cofinanciados por la Comisión Europea a través de sus Programas de Cooperación Exterior. Con el objetivo principal de “desarrollar redes de cooperación descentralizada entre colectividades locales sobre temas y problemas concretos de desarrollo local urbano” [6], el programa trabaja en redes temáticas integradas por municipalidades de América Latina y Europa.

Actualmente la Secretaría de la Mujer de la IMM forma parte del llamado proyecto “URBAL B. Las mujeres transformamos las ciudades” [7], junto a dependencias municipales de Escazú (Costa Rica), Quito (Ecuador), Santa Tecla (El Salvador), Gijón (España) y Saint Denis (Francia). El proyecto “busca transformar las ciudades, fortalecer la ciudadanía de las mujeres y las capacidades institucionales para promover equidad de género” [8]. Cada municipio estableció sus líneas de acción prioritarias, siendo comunes la generación de capacidades de liderazgo entre mujeres.

Montevideo es la única ciudad socia del proyecto que explicita entre sus objetivos o “servicios a fortalecer” la promoción de una “Red informática entre mujeres” [9]. Consultada al respecto, la directora de la Secretaría de la Mujer, Elena Ponte, expresó que “en la iniciativa confluyen el interés de la Secretaría ante la necesidad de superar las limitaciones en la transmisión de información y de profundizar el proceso de participación ciudadana de las mujeres organizadas en el programa ComunaMujer, las necesidades expresadas por las propias mujeres y la posibilidad de ponerla en práctica a través del proyecto URBAL B”.

Cabe destacar en este contexto la importancia de la articulación de recursos humanos y financieros de varios actores para concretar un proyecto tan complejo como ambicioso. En una primera instancia fue necesaria la capacitación de las integrantes de las ComunaMujer en el manejo básico de herramientas informáticas, para lo cual se realizaron 9 talleres a lo largo de 2007. Dichos talleres estuvieron a cargo de la organización feminista Cotidiano Mujer que trabaja, entre otros temas, la inclusión sociodigital como proceso de empoderamiento para la participación política de las mujeres. En términos de financiamiento, la Secretaría de la Mujer de la IMM facilitó los locales equipados para la capacitación (tanto municipales como arrendados a terceros), el transporte de las participantes de los talleres y la elaboración de manuales. Por su parte, Cotidiano Mujer aportó el diseño e implementación de los talleres – incluyendo el trabajo del equipo docente y de coordinación – posibilitado con el apoyo financiero de la Asociación Mundial para las Comunicaciones Cristianas (WACC, por sus siglas en inglés), entidad que promueve la comunicación para el cambio social [10].

Otra de las etapas previstas en el proceso de consolidación de la red informática entre las ComunaMujer es la instalación de al menos una computadora con acceso a internet por zona. Para ello, está prevista la inversión de recursos del programa URBAL B pero aún no se ha concretado por varios motivos del municipio, entre ellos técnicos y burocráticos, así como la necesidad de contar con locales propios y seguros para las ComunaMujer. Elena Ponte destacó la prioridad de instalar estos equipamientos en el corto y mediano plazo, siendo parte esencial de “sostener los aprendizajes” y “no desandar caminos”.

La incorporación de herramientas informáticas permitió a varias mujeres organizadas de Montevideo participar en el foro virtual sobre el PP. Varias de ellas también conforman el grupo impulsor del foro que, continuando con las actividades previstas en el programa URBAL B, profundizaron su formación en estrategias de comunicación y aspiran a constituirse en referentes sobre las acciones de las ComunaMujer.

El contexto nacional

Esta experiencia se limita a grupos de mujeres organizadas de Montevideo, característica que la vuelve exitosa desde el punto de vista de la receptividad y potencial de la propuesta, ya que las tecnologías de información y comunicación (TIC) complementan lazos de solidaridad y estrategias de acción ya fuertemente consolidadas a lo largo de años de trabajo conjunto entre las mujeres. Por otro lado, tiene como contrapartida su singularidad, que no refleja la situación general del país.

Desde el inicio de sus actividades a mediados de 2006, la Agencia para el Desarrollo de la Gestión del Gobierno Electrónico y la Sociedad de la Información y el Conocimiento (AGESIC) confeccionó una Agenda Digital [11] que cuenta entre sus objetivos la “Equidad e Inclusión Social” para “generar más y mejores oportunidades de uso y apropiación de las TIC para los ciudadanos, grupos y sectores más desfavorecidos y/o excluídos”. Sin embargo, ni en éste ni en los demás objetivos se atiende a las diferencias entre varones y mujeres en cuestiones de TIC.

La AGESIC encomendó la elaboración de un documento “exploratorio y descriptivo” que recaba información sobre la situación nacional referente a TIC en el contexto regional e internacional, así como experiencias puntuales sobre inclusión digital, incluyendo el proyecto relativo a las ComunaMujer. El documento expresa que “en general, a partir de búsqueda en portales, se constata que las ONG y organizaciones que abordan la temática género no trabajan el tema [de la brecha digital de género] en profundidad. Frente a esta realidad, sin lugar a dudas, de aprobarse el ítem del Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos se habrá dado un importante paso adelante al respecto” [12].

Cabe recordar que dicho plan, impulsado por el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) para el periodo 2007-2011, fue aprobado por el Poder Ejecutivo a mediados del 2007 (decreto 184/007). Entre sus muchas y variadas “líneas estratégicas de igualdad” (LEI) la N° 34 refiere al “Desarrollo de medidas para aumentar el acceso de las mujeres a las TIC, eliminando la brecha de género existente” [13]. El presupuesto propio del INAMU ronda los 100 mil dólares anuales [14] pero es de estimar que la alocación de recursos para concretar las acciones previstas en el LEI 34 provenga de otras dependencias del Estado coparticipantes y/o de la cooperación internacional.

El Plan constituye un hito histórico que institucionaliza la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres uruguayas en diversas áreas a nivel legislativo, de estrategias nacionales y de políticas públicas, comprometiendo en ello a todas las dependencias y ministerios estatales. En este sentido, adopta la estrategia de doble vía (two-track strategy) promovida en la Plataforma de Acción de Beijing en 1995 y enfatizada en el informe elaborado por la reunión del grupo de expertas de la División para el Avance de la Mujer (DAW, por sus siglas en inglés) sobre “Financiamiento para la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres” de 2007. Dicha estrategia destaca la necesidad de políticas, programas y recursos específicos para el empoderamiento, a la vez que la integración de la perspectiva de igualdad de género en el centro de todas las políticas, programas y alocaciones de recursos [15].

Reflexiones finales

La paulatina incorporación de herramientas informáticas de parte de grupos de mujeres de las ComunaMujer de Montevideo (una de tantas de sus actividades) prueba ser un interesante ejemplo de buenas prácticas sobre presupuestos con perspectiva de género a dos niveles.

A nivel macro, la capacitación y las acciones que le den sustentabilidad (provisión de equipamientos, instancias de participación electrónica, manuales, etcétera) se enmarcan en un proyecto de coordinación interinstitucional posible gracias a la sinergia de esfuerzos y la confluencia de recursos humanos y financieros de diverso origen pero con objetivos comunes. De este modo la IMM, a través de su Secretaría de la Mujer, cofinancia la concreción de la red informática de las mujeres organizadas a través del programa regional de cooperación, URBAL B, apoyado por la Comisión Europea. Otro tanto corre por cuenta de la organización feminista Cotidiano Mujer que impulsa actividades con fondos solicitados a la WACC.

A nivel micro, los frutos de la capacitación se perciben en una actividad que convoca a las mujeres a discutir el Presupuesto Municipal Participativo en el que han sido protagonistas como votantes y propositoras de proyectos. La discusión online refleja su preocupación y posteriores estrategias por hacer del PP un proceso sensible a temas de género, incluyendo aquellos que apoyan y promueven la generación de espacios físicos adecuados para organizarse y/o atender las inquietudes de otras mujeres en los barrios.

La experiencia – aún en curso y en proceso de consolidación – deja aprendizajes para futuras iniciativas a favor del empoderamiento de grupos organizados de mujeres en otros departamentos en el marco de un próximo y cada vez más urgente plan de acciones de alcance nacional para promover el acceso, la apropiación y la distribución de beneficios de las TIC con equidad de género.

Referencias y recursos

[1] Sitio oficial de la Secretaría de la Mujer de la Intendencia Municipal de Montevideo http://www.montevideo.gub.uy/mujer/

[2] Sitio del foro virtual Presupuesto Participativo desde una perspectiva de género http://generoypresupuesto.foroactivo.com

[3] http://ppcg.infopolis.es/segment.cfm?segment=1340&table_of_contents=1099

[4] BRUERA, S. & GONZÁLEZ, M.: Una política municipal dirigida a las mujeres. COMUNAMUJER. CIESU. IMM. Montevideo

[5] http://www.montevideo.gub.uy/descentra/pp_resultados.pdf

[6] http://ec.europa.eu/europeaid/where/latin-america/regional-cooperation/urbal/index_es.htm

[7] Resumen del programa “URBAL B. Las mujeres transformamos las ciudades” http://www.quito.gov.ec/mujerestc/proyecto.htm

[8] http://www.quito.gov.ec/mujerestc/proyecto.htm

[9] http://www.quito.gov.ec/mujerestc/ciud_montevideo.htm

[10] http://www.wacc.org.uk/es/about_wacc

[11] AGESIC – Agenda Digital de la Agencia para el Desarrollo de la Gestión del Gobierno Electrónico y la Sociedad de la Información y el Conocimiento de Uruguay http://www.agesic.gub.uy/Sitio/agenda.html

[12] RIVOIR, Ana Laura y RIOS, Mauro (2007): Libro Verde de la SIC en Uruguay. Disponible en http://www.agesic.gub.uy/Sitio/descargas/Libro%20Verde%20Uruguay.pdf

[13] INAMU – Instituto Nacional de las Mujeres (2007): Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos. http://www.mides.gub.uy/inamu/pub_primerplan.pdf

[14] http://www.cepal.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/mujer/noticias/fichas/4/6414/P6414.xml&xsl=/mujer/tpl/p21f.xsl

[15] DAW – Division for the Advancement of Women (2007): Financing for gender equality and the empowerment of women. Report of the Expert Group Meeting. http://www.un.org/womenwatch/daw/egm/financing_gender_equality/EGM%20Report%20Final.pdf

Leave a comment »

Actualidad y Análisis

El antropólogo, sociólogo de la cultura y discípulo de Paul Ricoeur, Néstor García Canclini participó en un debate sobre la hibridación de las prácticas culturales…

Internet es la puerta de acceso a revistas, libros y otros tipos de documentos, creando nuevas formas de lectura, sobre todo entre los jóvenes. Por consiguiente, al parecer de Canclini, “más que preguntarnos si desaparecerán los libros, tenemos que analizar las nuevas formas de lectura, qué se lee y en qué formatos”, como los cómics, los correos electrónicos o los mensajes de telefonía móvil. 

En contraposición a estas lógicas, el sociólogo observa como las librerías dejan el espacio que antes ocupaban la sociología o la filosofía a las novelas best seller. Y como en las universidades, en lugar de libros se leen capítulos sueltos y fotocopiados. Pero huye del alarmismo: “Se dice que con Internet y los nuevos soportes tecnológicos se lee mal y de forma sesgada y fragmentada, pero, ¿A caso ha habido la figura de un lector ‘normal’ antes de la televisión y de Internet? No se lee igual a Kafka que a Joyce”, afirma.

Contrariamente a los pronósticos de McLuhan, aún utilizamos los libros y la prensa como alternativa a la fugacidad de las informaciones telemáticas. Por ello: “Es preciso preservar aquello que los libros representan para el análisis o la reflexión pero sin sobrevalorarlos”, recomienda Canclini.

El autor de Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad (2001) considera que el reto de los profesores es poder explicar las consecuencias sociales, económicas y culturales de las transformaciones tecnológicas y comunicacionales, hecho que implica retomar la historia: “No hemos que menospreciar las relaciones entre la cultura, el espectáculo y los accesos electrónicos sino analizar su impacto, por ejemplo en la ciudadanía”, afirma Canclini.

Así, en vez de oponernos a la televisión y a los ordenadores, si analizamos las transformaciones históricas de la escritura y la lectura podremos aportar nuevas modalidades aprovechando las posibilidades que ofrecen tanto Internet como las bibliotecas, museos u otros equipamientos.

Derechos de autor y credibilidad en la red

García Canclini opina que “prohibir totalmente la piratería es inútil, incluso en los países bajo dictadura”. Se tienen que establecer negociaciones complejas porque la horizontalización de las comunicaciones que permite Internet no mitiga el impacto de las major y corporaciones transnacionales.

En cuanto a la credibilidad, afirma que “Wikipedia no supone un nuevo problema porque las informaciones sin fiabilidad ya se han venido difundiendo a través de libros y medios de comunicación”. La diferencia es que ahora la interactividad es inmediata y la información se puede rectificar más fácilmente.

Néstor García Canclini concluye que Internet se encuentra en una fase primitiva de ordenación del conocimiento sin ningún criterio de edición que requiere la acción desde un punto de vista crítico, tal y como sucede en bibliotecas y museos.

Leave a comment »